En este momento, la mayor parte de los niños y de las niñas tendrán una alimentación solida y variada, y se habrán unificado los distintos ritmos que hasta ahora había coexistido en la introducción de nuevos alimentos. Sin embargo, respecto a la autonomía al comer, seguirán existiendo diferencias en función de la edad.

Al realizar esta rutina es importante tener en cuenta:

  • La forma correcta de sentarse en la silla.
  • La higiene postural debe trabajarse desde el primer momento en que los niños y las niñas comienzan a sentarse.
  • Favorecer la capacidad de comer solos o con la mínima ayuda.
  • Fomentar una forma más mas higiénica de comer.